IMPORTANCIA DE LOS ACIDOS GRASOS ESENCIALES OMEGA 3 PARA MEJORAR NUESTRA CALIDAD DE VIDA

En el blog de hoy, hablaremos de la importancia de los ácidos grasos poliinsaturados esenciales omega 3 en nuestro día a día, concretamente el EPA (ácido eicosapentaenoico). Es un grupo de ácidos grasos esenciales para el cuerpo humano y fundamental para la vida.

 

Nuestro cuerpo no es capaz de producir ácidos grasos Omega 3 por su cuenta. Consecuentemente, dependemos de nuestra dieta para obtener dichos ácidos grasos imprescindibles para que nuestro organismo sobreviva. Estos se encuentran principalmente y en abundancia en pescados grasos como la sardina, la anchoa, el salmón y la caballa.

 

El EPA es beneficioso desde una perspectiva fisiológica porque funciona como un potente agente antiinflamatorio.

Es interesante que el EPA provenga de los aceites de pescados como el boquerón, la sardina y la anchoa. Al ser pescados pequeños tienen una vida media corta, con lo cual la industria de Omega 3 puede garantizar una casi nula concentración de niveles contaminantes como son los metales pesados, pesticidas…

 

Los beneficios para la salud de Omega 3 EPA y DHA son muy importantes. En conjunto desempeñan un papel fundamental en nuestro desarrollo, crecimiento y mantenimiento celular. Los Omega 3 son conocidos por tener un efecto antiinflamatorio frente al consumo diario de los Omega 6, que son pro inflamatorios cuando se consumen en grandes cantidades.

Los Omega 3 EPA son necesarios porque:

  1. Ayudan a controlar la coagulación de la sangre
  2. Reducen y controlan la inflamación
  3. Reducen los niveles de triglicéridos (TG)

Se han realizado muchos estudios clínicos sobre los Omega 3 EPA que demuestran los beneficios positivos para la salud. Muchos de estos estudios indican que pueden ser de vital importancia para el tratamiento de los siguientes trastornos:

  1. Enfermedades cardiovasculares
  2. Inflamación y artritis reumatoide
  3. Enfermedades coronarias
  4. Piel atópica
  5. Lupus

 

Actualmente, estamos viendo que la dieta humana está sufriendo cambios. Hace cien años la dieta sólo contenía el 25% de grasa total. En la actualidad nuestro consumo de grasas ha alcanzado el porcentaje alarmante de 40%.

También estamos comiendo más grasas saturadas que poliinsaturadas. Se ha visto que hay un cambio en la proporción de la relación entre Omega 6 (pro inflamatorio) y Omega 3 (antinflamatorio), esta tendría que ser de 1:1 y está siendo de 20:1.

Si analizamos esto nos es fácil comprender el incremento en los trastornos de inflamaciones crónicas, tales como las enfermedades cardiovasculares, la artritis, la psoriasis, la atopia, las alergias, la enfermedad de Alzheimer, etc…

La conclusión que sacamos es o bien, reducir el consumo de grasas Omega 6 o bien incrementar el de aceite de pescado con Omega 3. Actualmente contamos en el mercado con suplementos alimenticios de muy buena calidad para poder incluir en nuestra dieta.

Los beneficios de una proporción con el equilibrio adecuado son:

  1. Mejor flujo sanguíneo
  2. Protección de las paredes de los vasos sanguíneos
  3. Aumento del colesterol “bueno” o colesterol HDL
  4. Ayuda a mantener un funcionamiento cardíaco normal
  5. Efectos antiinflamatorios en las articulaciones y la piel
  6. Efectos positivos en el desarrollo, el mantenimiento y el funcionamiento del cerebro, la vista y los nervios.

Deja un comentario