Desinfectantes cutáneos y cómo elegirlos

En los desinfectantes cutáneos, suele haber dudas sobre cual escoger, dentro de la variedad de productos que hay.

Simplificándolo, hay alcohol, yodo y Clorhexidina.

El alcohol es un buen desinfectante, pero no permanece en la piel una vez pasada la exposición. Suele usarse en pequeñas punciones médicas ya que su función es desinfectar solo en ese momento. Tiene la contrapartida que reseca mucho la piel, ya que en el fondo es un disolvente, y ya que se evapora su tiempo de exposición es muy bajo

El yodo es un desinfectante que perdura más tiempo, pero tiene el característico color que es molesto. Mancha la ropa y no es discreto. Es de amplio espectro, no el más rápido y es incompatible su uso en personas con problemas de tiroides, ya que el yodo cutáneo se absorbe y pasa a sangre.

 

Finalmente, el que está mejor considerado es la Cristalmina (Clorhexidina). Es un antiséptico de amplio espectro (eficaz en bacterias, hongos y esporas), que no mancha mucho la ropa ni se ve (ya que es transparente), y tiene una elevada permanencia una vez aplicado, de modo que sigue teniendo efecto anti-microbiano tiempo después de su aplicación.

Puede usarse en heridas generales, ya sea cortes, rozaduras, piercings, ampollas, uñeros, pequeñas quemaduras superficiales, etc. Es el antiséptico de referencia y el que se recomienda tener como botiquín, muy útil de tener en cualquier época del año.

 

Deja un comentario