Como controlar los picos de azúcar a través de suplementos de Cromo

Se suelen desconocer las propiedades beneficiosas del consumo saludable de Cromo. Una de las más importantes es el control de los niveles de azúcar en sangre, que a su vez participa en el control del peso y ayuda a estabilizar los pacientes diabéticos tipo II, es decir, aquellos que toman medicación para el azúcar pero sin necesidad de recurrir a la administración de insulina, ya que su defecto no es una producción menor o nula de insulina, sinó su falta de efecto en las células.

Mucha gente suele controlar la progresión de la diabetes tipo II con un plan dietético sencillo, cierta actividad física y alguna administración de medicamentos. Pero hay algunos casos en que estas medidas son insuficientes. Estos pacientes suelen entrar en una dinámica en la que se trabaja más el plan dietético y el ejercicio como complemento a dosis mayores de mediación, pero ya sea porque el paciente no sigue las recomendaciones, o porque estas no son suficientes, algunos de estos pacientes suelen acabar con la administración de insulinas para controlar los niveles de azúcar en sangre.

Es precisamente en estas personas donde se pueden trabajar los complementos alimenticios con Cromo, ya sea casos en los que se empeora la diabetes tipo II o en los que está controlada pero con una exigencia elevada por parte del paciente. La administración de Cromo actuaría en el mismo objetivo que los medicamentos: aumentando el efecto que hace la insulina en la célula, y podría ayudar a detener la escalada de complicaciones que pueden surgir en pacientes que no responden bien al tratamiento.

Otra utilidad es para aquellas personas que tienen ansiedad, y la calman picando comida constantemente entre horas. El control de los niveles de azúcar en sangre y, por tanto, su estabilidad, puede calmar esta ansiedad y favorecer la pérdida de peso, sin estar constantemente tentado de comer cualquier cosa que administre azúcar rápido en el cuerpo. Es ideal para hacer más llevaderas las dietas de adelgazamiento, sobretodo en las primeras fases en las que aún te tienes que acostumbrar a una rutina de comidas no habituales. Ayuda, por tanto, a reducir la sensación de hambre actuando en el “centro de saciedad” el cerebro.

Deja un comentario