Celiaquía y los problemas de la piel

La celiaquía es una enfermedad autoinmune y sistémica, es decir que afecta a todo el organismo. Cuando un celiaco ingiere gluten, éste ocasiona una respuesta en el sistema inmune que provoca lesiones en el intestino. Esto da lugar a síntomas digestivos pero también extradigestivos y puede dar lugar a diferentes patologías de la piel.

Cuando los problemas de la piel son de causa autoinmune hay que pensar siempre en la celiaquía para tratar de confirmarla o diagnosticarla cuanto antes.

La Dermatitis Atópica puede ser una manifestación de la celiaquía. Esta afección se caracteriza por enrojecimiento o inflamación de la piel en la flexura de codos y rodillas principalmente. También puede afectar a otras partes del cuerpo como el tronco, la espalda, la nalga. Esta suele aparecer durante la lactancia, es muy común en bebés y su causa no es conocida, por lo que podríamos pensar que tras esta alteración hay una intolerancia o una alergia.

Dermatitis Herpetiforme. Es la expresión de la celiaquía en la piel. Es la enfermedad cutánea por excelencia del celiaco. Fue descrita ya a finales del siglo XIX, y se caracteriza por lesiones vesiculosas elevadas, con líquido, simétricas, que afectan a zonas de roce pero que también pueden darse en otras partes del cuerpo, incluso pueden cubrirlo. Estas vesículas se secan y se convierten en costras causando mucho picor.

Ésta puede aparecer también en cualquier momento de la vida, aunque son más frecuentes en niños. El 25% aproximadamente de los celiacos, presentan esta manifestación cutánea y el 100% de los casos de dermatitis herpetiforme es de origen celiaco.

Eczemas de contacto. También pueden estar relacionados con la enfermedad celiaca. Ésta suele aparecer en dedos y manos y suelen ser a causa de hipersensibilidad, en este caso al gluten. Son señales muy llamativas y pueden estar relacionados con el gluten.

La psoriasis. Es de origen autoinmune, por lo que es importante no descartar que haya una relación con la enfermedad celiaca. La psoriasis se manifiesta con lesiones de piel escamativas y deja zonas blanquecinas o rojizas. Se da sobre todo en codos y rodillas, pero en las zonas de extensión de los mismos. La piel se pela y produce escamas que pueden afectar hasta el cuero cabelludo, las uñas y a todo el cuerpo.

Vitíligo. Es una lesión autoinmune y muy frecuente. Se caracteriza por la falta de pigmentación en varias zonas de forma irregular, desde la cara a las manos, brazos, etc. En muchos casos se trata de paciencias con algún tipo de sensibilidad al gluten que también mejoran con dieta sin gluten, pero evidentemente las zonas despigmentadas no llegan a recuperarse totalmente. A día de hoy no hay tratamiento médico más allá de la recomendable dieta sin gluten.

Rágades bucales y aftas bucales. En el primer caso se trata de grietas en las comisuras de la boca, y en el segundo de pequeñas lesiones en las encías o en el interior de la mejilla. Suelen aparecer en personas con problemas digestivos, carencia de ciertas vitaminas del grupo B y C, y en celiacos, de hecho es muy habitual que tras estos problemas haya una celiaquía, por eso hay que prestar especial atención, porque son lesiones que aparecen y desaparecen pero no podemos convivir con ellas dándoles normalidad, porque se producen por algo y hay que encontrar la causa.

 

 

 

 

Deja un comentario