BEBE Y PROTECCION SOLAR

Os vamos a contar todo lo relacionado con el bebé y la protección solar.

Llega el buen tiempo  y te preguntas, ¿puedo ir a la playa con el bebé?

Habitualmente, no se recomienda ir a la playa con bebés menores de 6 meses, salvo a última hora del día para dar un paseo antes de la cena o a primera hora, siempre antes de las 11 de la mañana, cuando la radiación del sol empieza a ser más fuerte.

Los niños pequeños, especialmente los lactantes, son muy sensibles a la radiación solar, de manera que se queman con facilidad y corren riesgo de deshidratarse. Además, aunque estén bajo la sombrilla, la radiación se refleja hasta un 30% y pueden quemarse con facilidad.

Es más, no olvides que uno de los principales motivos por los que vamos a la playa es para disfrutar y pasarlo bien y dudo mucho que un bebé de 3-4 meses disfrute al sol y rodeado de la tan incómoda arena, ¿no crees?

 

¿Qué crema de protección solar le pongo?

Es importante en todos ellos que compruebes en el envase que sean de amplio espectro, es decir, que cubran frente a rayos UVA y UVB. Si os fijáis bien veréis unas iniciales redondeadas por un circulito.

A los bebés menores de 6 meses no se les debe poner ninguna crema solar y de hecho, se debe evitar la exposición solar de forma prolongada, es decir, que no deberían ir a la playa. Su piel es extremadamente sensible y no se puede garantizar que no se absorba lo que le pongamos, de forma que mejor no ponerle nada. La norma general es: Menores de 6 meses, cubrir la piel, gorrito, sombra y paseítos.

A partir de los 6 meses podremos llevarlos a la playa, siempre usando protección solar y sin pasarnos de tiempo.

 

Existen tres tipos de protectores solares:

  • Filtros físicos/minerales: Entre los 6 meses y los 3 años, especialmente en los menores de un año, optaremos por los filtros físicos/minerales. Estos reflejan la radiación en la piel, sobre la crema, sin penetrar en ella, ya que los rayos rebotan. Son activos desde el mismo  momento en que los aplicas, aunque tienen el inconveniente de que su textura no es tan buena y que son como una pasta espesa, difícil de extender en la piel.

Por suerte, en los últimos años la cosmética ha mejorado mucho y los hay francamente cómodos. Aun así, este tipo de filtro no es tan resistentes al agua y debes de repetir la aplicación más frecuentemente que con los filtros químicos.

También serán los recomendados para las pieles sensibles  y en los niños con dermatitis atópica.

Un ejemplo es el FOTOPROTECTOR ISDIN MINENAL BABY 50+

 

 Filtros químicos/orgánico: Los  filtros químicos los usaremos en mayores de 3 años, como recomienda la Academia Española de Dermatología, y han de tener una protección de 50 y que especifique que son pediátricos. Actúan 20 minutos después de su aplicación, por lo que no esperes a llegar a la playa para ponérselo, hazlo antes de salir de casa. Procura elegir un protector que sea “resistente al agua”, porque aun así hay que volverlo a poner cada 2-3 horas.

Un ejemplo es el FOTOPROTECTOR ISDIN PED 50+ GEL CREMA 150 ML.

¿Puedo utilizar las cremas del año pasado?Si están abiertas no. Una vez abiertas duran 12 meses, así que sintiéndolo mucho, hay que renovarlas, ya que no te aseguran la protección de tu piel frente a la radiación.

 

 

 

¿Con la crema es suficiente?

Pues depende de la edad. En los niños siempre recomendamos cubrir su cabeza con un gorrito y a ser posible, vestirlo con ropa fresca. Si toleran las gafas de sol, bienvenidas sean, ya que también estaremos protegiendo sus ojos.

Es fundamental ofrecerles agua con frecuencia aunque no te la pidan, pues mantener una buena hidratación es muy importante. Y si puedes, llévate un buen recipiente con trocitos de sandía fresca para que no solamente nos hidratemos, sino que además nos beneficiaremos de las vitaminas de la fruta fresca.

 

 

 

 

 

 

¿Cuál es la mejor hora para ir a la playa?

Evita las horas de máximo calor: de 11 a 18h.

Los niños, como los jubilados: a primera hora ya están en la playa más contentos que unas castañuelas y a las 12h podemos irnos tranquilamente para empezar a preparar la comida.

La mejor hora es por la tarde, después de comer y de la sobremesa. El sol está cayendo, no hace calor, los niños juegan y corren libremente y nosotros los mayores podemos estar tranquilamente vigilándoles sin morir achicharrados de calor y al llegar a casa, ducha, cena y a dormir. Además no hay mejor sedante que ir a la playa ¡Caen rendidos!

Así que a disfrutar del verano, id a la playa, tomad las medidas oportunas y sobretodo, ¡Disfrutad con ellos de manera saludable!

 

Deja un comentario